LA CARA B

 

2e085a42-3f77-4397-a8e0-7166b3c2138c 2Por fortuna (o desgracia) el euro se ha consolidado en nuestras vidas. Poco a poco comienza a caer en el olvido aquella moneda que circuló por el territorio nacional, que después se transformó en la España de las regiones, o mejor dicho, de las autonomías. Supongo que en aquella etapa de la transición, alguien pensó eliminar ese instrumento de pago de una economía maltrecha y desfasada del régimen dictatorial, pero por el motivo que fuera, aquella moneda permaneció en los bolsillos de los españoles; bolsillos que no estaban raídos por el hambre, claro está.

Hoy muchos jóvenes sólo conocen la peseta gracias a los libros, a sus progenitores y, sobre todo, a sus abuelos, que siguen calculando las subidas (¿?) de las pensiones en aquella moneda. Pido disculpas por no usar el llamado lenguaje inclusivo, pero como decía, la gente joven conoce aquella moneda por ese recuerdo numismático que algunos conservan y al que miran como parte de un pasado, aunque lo ignoran (y desprecian) como parte de una historia porque no lo pueden subir a su perfil del WhatsApp o Instagram.

Hubo un tiempo en el que arrojábamos la peseta al aire. Durante milésimas de segundos  todo se paraba y confiábamos el destino al azar. La cara y la cruz. Una decisión quedaba en manos de la fortuna y celebrábamos con regocijo (alguno con cierta soberbia) que la suerte estaba del lado de ese rostro que aparecía en aquella peseta.

Las dos caras de esa moneda tienen cierta semejanza con las dos caras de un disco de vinilo. Muchos decían que en la cara B estaba la cruz de las canciones, el relleno, las peores composiciones. Desconozco la realidad de dichas afirmaciones y si las casas discográficas abandonaban a su suerte una parte del repertorio musical o si aquello era una estrategia comercial.

Hablando de música. Llevamos varias semanas escuchando estribillos sobre el emérito, en el que además de faldero y otros adjetivos, dicen que ha sido comisionista de la construcción y ha metido en sus bolsillos millones de euros, cuya conversión a la peseta me resulta complicado calcular. Aprovechando que la cara B del antiguo monarca desafina para unos, y para otros suena a los acordes de un incipiente estado republicano, ayuntamientos de este país han iniciado una campaña de gestos de desprecio al Borbón. Unos han retirado los cuadros del monarca, otros han quitado el reconocimiento en aquel emblemático año 92 y el consistorio gaditano ha eliminado del callejero el nombre de Juan Carlos y se ha apuntado a la moda de la defensa de la sanidad, aunque de las listas de espera ya nadie se atreve a hablar.

He rebuscado en el cajón de las cosas, en ese donde conservo los recuerdos de manera desordenada, pero no he encontrado esa moneda que cambiamos por un euro. La peseta ya no forma parte del ajuar de mi casa, ya no tiene valor ni para la historia de los objetos que posiblemente fueron adquiridos con ella; ni de esos libros que amarillean sus páginas, porque las arrugas en el papel también se tiñen de color. No he encontrado la peseta donde dejé parte del destino en su cara y maldije la cruz que en más de una ocasión también le dio por asomarse.

El emérito fue un día la cara de aquel juego de azar, hoy el apacible ministro de consumo llama al orden a los clubes de fútbol por los contratos que están firmando con empresas del juego. Acaban las noticias de un telediario convertido en diario de sucesos. Unos minutos de publicidad: la suerte de la bonoloto, la primitiva y el anuncio de la lotería de Navidad.

El mensaje navideño del sucesor del emérito será el programa más visto del año. Justicia o injusticia de la fortuna. Pongamos nombre a las calles, pero quién se hace cargo de escuchar antes la cara B.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s