Lunes de vendetta


“En el hemiciclo ha flotado un extraño aroma a San Valentín con corazones de alquitrán”


Na, na na na na, na na na na na na… Laaa, la la, laaaa, la la laaa, la la la…

Algunas canciones necesitan de esta técnica creativa. Unas para salir del paso cuando la letra se acaba, no se tiene nada qué decir o es mejor callar que escribir. Otras, porque perdería su sentido si no tuviese ese estribillo en la sombra.

Na, na na na na, na na na na, na na.

Las palabras de la alcaldesa de Vic destacando el aspecto físico del catalán como un elemento diferenciador son fruto de esa técnica creativa. Algún antropólogo vendrá a discernir la cuestión y encontrará una base científica o histórica a dicha afirmación. Pero que nadie piense que esta honorable señora pueda tener alguna aversión a todo lo que suene a español. Según ella, no hemos entendido sus palabras y las hemos sacado de contexto. Un comunicado en Twitter y todo solucionado. Los entendedores siempre tenemos un problema de comprensión.

Nana na na, na na na na, nananana na.

Los adelantamientos sin intermitentes en los escaños y los excesos verbales de velocidad siguen vigentes, pero han colocado sus dispositivos antirradares sin homologar y vámonos que nos vamos. El “amiercoleado” control del Gobierno se ha convertido en un espectáculo soporífero. En el hemiciclo ha flotado un extraño aroma a San Valentín con corazones de alquitrán. Venezuela en el punto de mira y los líos de cómo llamar a uno que es o no es. En esa telaraña nos atrapan, pero por la tarde desde Moncloa envían un comunicado a la prensa, y todo arreglado. Los entendedores seguimos teniendo un problema de ejercicio de comprensión.

Nana na na, na na na na, nananana na.

El famoso Mobile se suspende este año. Las autoridades dicen que no existen razones. Nadie ha proclamado la alerta sanitaria. El Ministro de Sanidad repite ante los micrófonos que nuestro sistema sanitario está preparado para lo que venga (no quiero recordar cuando dijeron lo mismo del sistema financiero y al día siguiente: ¡FROP!). El coronavirus es una amenaza, pero no lo es. Nadie lo tiene claro. Pero por la tarde, rueda de prensa, todos con cara póker y los bolsillos de muchos se quedan temblando. Los entendedores continuamos sin saber cómo superar la prueba de acceso a la comprensión.

Laaa, la la laaaa, la la laaa, la…

La familiar real ha posado ante las cámaras. Las fotografías se distribuyen a los medios de comunicación. Felipe, Leticia. Flema regia. Las niñas sonríen. En color. En blanco y negro. ¿En blanco y negro? Mi madre no tiene álbum de fotos, pero sí una caja de madera donde guarda los recuerdos. Mi familia no tiene sangre azul, pero tenemos aquella fotografía pegada en el libro de familia. El que ha bautizado al coronavirus tiene que ser repúblicano, porque tiene nombre de Terminator de la monarquía. Los entendedores nos perdemos en el carnaval de la comprensión.

Laaa, la la laaaa, la la laaa, la…

Una clínica de implantes capilares me ha enviado una solicitud de amistad en Facebook. Les veo venir el pelo. No acepto su petición porque vienen a sacarme el dinero y acabaré tirándome del implantado cabello. La hipotética polémica la zanjaré por la tarde con un comunicado oficial y lo publicaré en las redes sociales. Todo aclarado. Los entendedores somos animales prehistóricos del siglo XXI.

Hasta el próximo lunes ejercientes de la vendetta. Feliz semana.