PASAMANOS

Tienes la culpa

de que vuelva a pensar

que el futuro existe.

Desde anoche

busco tus caricias

en el único lugar

donde nadie se atrevería a hacerlo.

La próxima vez,

recuerda:

no olvides borrar las huellas

porque nunca sabemos

qué sucederá mañana.