CARLOTA

fullsizerender3-e1548825369643.jpg

Por venir al mundo.

Cuando mis ojos guardaban un otoño
de cigüeñas que habían emigrado
llegaste entre las flores germinadas
de una primavera que se hizo mayo.

Por venir al mundo.

La luna se asoma cada noche
para escuchar las nanas
dormirse a tu lado
y lavarse la cara cada amanecer.

Por venir al mundo.

Dibujo tu nombre en la orilla
de una playa desierta
y construyo un castillo de arena
que protege cada letra
de las olas del mar.

Por venir al mundo,
el mundo cambió.