PLAYEANDO

 

IMG_2244

Despierta la playa cada mañana
con ese ejército de invasores,
de falsos buscadores de tesoros
convertidos en Indiana Jones
con camiseta y bañador.
Exploradores de dos monedas de veinte céntimos
de la anilla de una lata de cerveza
de la puntilla oxidada que sigue clavada
sobre un trozo de madera que la mar arrojó
hace cinco meses a la orilla.

Despierta la playa cada mañana
y vuelve el tractor a alisar la arena
de ese desierto bañado por la mar,
mientras las gaviotas devoran las bolsas de basura,
carroñeras de los restos de una comida
que han abandonado,
esos que clavan sus sombrillas
como conquistadores de una nueva tierra.