LEVANTE EN CALMA

img_5582-1 
 
El viento anda callado,
          ni la brisa aparece
          para susurrar a mis hombres.
El levante
permanece en silencio,
dejando los cuerpos agotados,
          cansados
de navegar hacia rumbos sin destinos.
Allá, en tierra,
          en ese mundo enloquecido
          de cuerdos perdidos,
los barruntadores,
          esos que algunos llaman locos,
andarán cantando su música
de solitarios charlatanes.
Y entre tanto,
          el levante sigue en calma,
          esperando,
          escondido detrás de esa pereza
          que huye de sí misma.