LOS DESVARÍOS DEL OLVIDO

IMG_2719

Cae la tarde.
Ella, sentada en su sillón de inerte mecía acunada,
espera a la noche que se vista de oscuridad.
Su mirada, perdida,
en la ventana abierta
de un horizonte de futuro con pasado olvidado,
teje entre sus dedos un instante.
La tarde se marcha, para no volver.

Llega la noche, disfrazada.
Silencio de momentos difusos,
callados los instantes del ayer.
Hay recuerdos dormidos
que los desvaríos del olvido
se encargan de despertar.
Traer al presente un recuerdo.
de regreso del desierto de una memoria
donde las huellas se han borrado por tempestades de arena.

Cae la noche.
La madrugada no duerme.
¡Tú!,
en  tu enfermedad,
sólo quieres recordar.